42K Buenos Aires 2012: Un domingo maratonista

Al fin puedo decir que soy maratonista, octubre de 2012 fue testigo de un sueño ya cumplido. El amateurismo en mí va creciendo día a día y me da grandes satisfacciones. Comencé por allá en 1998 con mi primera de las carreras, fue de 8k organizada por una cadena de supermercados francesa. Después seguí corriendo para mantenerme físicamente, ya que por falta de información o por no tener las redes sociales que hoy existen, nunca más corrí una carrera.

Pero a partir del 2008 empezó un nuevo amor, y fue por el running. En la empresa donde trabajo, desde ese año organiza una carrera de 10k. Una compañera me consiguió la remera técnica y desde ese momento entrené para el próximo año. Mi segunda participación fue justamente la 2da edición de la carrera de la Fundación Nextel en el 2009. Con mi remera amarilla enfrenté mis primeros 10k y desde ese momento no pare de superarme y buscar los 42k de Buenos Aires.

Siempre entrené sólo en los escenarios que tenía a mano por donde vivo: la Quinta de Olivos, la bici senda del Tren de la costa, la costanera de Vicente López lo que es ahora el Vial Costero. A veces se sumaba algún amigo, hermana, y la última persona que entrenó mucho fue mi novia que se sumo a la movida runner a fines de 2009. Al principio corría muy poco, pero mes a mes fue sumando kilómetros y corrió en el 2010 sus primeras carreras, terminando con varias de 10 kilómetros.

En el 2010 el objetivo era correr la maratón. Para fines del 2009 comencé el gym con un programa propicio y entrenando alrededor de 65 kilómetros semanales. Corrí toda carrera para sumar ritmo y  por primera vez los 21K de Buenos Aires, increíble carrera que ya nunca voy a olvidar.

Octubre se acercaba y la inscripción para la maratón ya estaba paga, lo que hacía que el sueño se estuviera cumpliendo, pero una semana antes de retirar el kit mi cuerpo me jugó en contra. Era justo mi cumpleaños 32 y mis viejos estaban en Buenos Aires para verme correr y no pudieron. Una bronquitis y mi rodilla dijeron que no.

Después de unos días pude entender que mi físico estaba sobrecargado de entrenamiento. La lluvia y los días adversos para salir a entrenar no fueron lo ideal. En ese momento pensás que si no es en ese día ya está, se viene el mundo abajo y que nunca más vas a poder correrla.

Un año después, el running seguía latiendo en mí. Participé en varias competencias, siempre la más importante seguía siendo los 21k de Buenos Aires. Con respecto a la edición anterior y de mi primera incursión baje 6 minutos mí tiempo y terminé con un resto que hacía  pensar en la Maratón. Sin embargo, mi cabeza decía lo contrario y no tuve el coraje para inscribirme. Terminé el año con la carrera Night Race de Energizer en el hipódromo de Palermo, con un excelente tiempo y con las pilas recargadas para enfrentar el 2012.

Este año todo fue bien con los entrenamientos pero sentía que necesitaba estar acompañado para enfrentar semejante compromiso.  Por suerte encontré un grupo de entrenamiento que supo acompañarme con su aliento y apoyo en toda carrera que me propuse. A Pablo Pereyra lo conocí por Facebook y lo contacté ya que su grupo entrena en la quinta de Olivos, a cuadras de casa. Enseguida le gustó la idea de entrenarme para el gran desafío. Aunque su idea era otra, yo no pude por mis tiempos laborales realizar el plan ideal. El profesor siempre estuvo con sus consejos y me cuidó desde un principio.

Al poco tiempo corrí los 21k de New Balance. Aunque no fue mi mejor performace me dio la pauta de cómo estaba físicamente a esa altura del año. Seguí trabajando más duro para la otra media maratón de Adidas, en septiembre, para ver luego si estaba preparado para la Maratón.

Los 21 de Adidas los pasé sin dificultades aunque sólo bajé 40 segundos con respecto a la edición anterior. Este margen que noté en la media maratón me dió confianza  y a los días me anoté  muy seguro para octubre.

Hoy puedo decir que con mis 33 años, a tres días de cumplir un año más, cumplí mi sueño en lo que se refiere a lo deportivo. Los 42.195 metros ya pasaron y dejaron momentos de angustia, dolor, fastidio, pero los que quedarán son los de alegría al ver que el objetivo está ahí y una voz te grita, te alienta y te acompaña en esos últimos metros.

La emoción es enorme, se te hace un nudo en la garganta y te das aliento para no quebrar y pasar por debajo del cartel de “LLEGADA”. La sensación es de alivio, de haber superado el muro de los 30 kilómetros sin preguntarte lo que todos te dicen antes de correr, ¿para qué estoy acá?, ¿Quién me manda a sufrir así?, y miles de preguntas más.

Los últimos 5 kilómetros fueron eternos, a puro corazón, de un esfuerzo que sólo uno que los corrió puede saber lo que se siente. En ese momento pensás en llegar como sea. El esfuerzo vale la pena, das hasta el último gramo de fuerza y eso te demuestra que siempre se puede dar más.

Esta carrera se la dedico a mi compañero y amigo Gonzalo que me acompañço, me bancó y me dio las fuerzas para seguir en carrera. Gonza se lastimó y tuvo que abandonar porque su rodilla le dijo basta. Yo en ese momento no quería dejarlo, pero el insistió en que siga, en que cumpliera con mi sueño ya que él anteriormente lo había logrado.

No me puedo olvidar de dedicarle esta proeza personal a mis padres, a mi hermanita (la Médica) y amigos (Franco, Rover y Ariel) que siempre me dan su apoyo desde mi ciudad natal, Chacabuco. Y por último a mi compañera de la vida Meri, por aguantarme con los entrenamientos, la ansiedad pre competencia y ser la fotógrafa. No es poca cosa porque hace casi 10 años que me aguanta.

Anuncios

10 comments

  1. Muy buena cronica, los que hemos inicado esta pasion lo sentimos de corazon… tengo una carrera en tres dias y un dolor debajo de la rodilla que me queire sacar de la carrera… pero todo esfuerzo vale la pena…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s